Programa 7 “sense vacances”: DESIG SEXUAL I TRUCS ANTI DEPRESIÓ POSTVACANCES

Avui és l’últim programa del sense vacances i, amb la pena que comporta, parlarem de dos temes clau.

Per un cantó, el desig sexual; per que sembla desinflar-se amb el temps que passem amb la aprella i com revifar-lo.

Per un altre cantó quelcom molt útil; petites trucs per superar la tornada de vacances que d eben segur us semblen pràctics.

Podeu escoltr-los clickant sobre aquestes lletres.

Programa 6 “sense vacances”: AUTOESTIMA SA I DE VERITAT

El programa d’aquest dijous m’enganxa fora i toca fer-lo per telèfon.

Avui, al “sense vacances” parlem d’autoestima. Però el de veritat. I intentem parlar-ne mab un llenguatge proper a tothom. I porposem alguna activitat per abraçar aquest autoestima sincer cap a tu!

Pots escoltar-lo fent click en aquestes llestres.

Programa 5 “sense vacances”: COM SER UNA GOMA DE POLLASTRE; SABER DIR “NO”

Ja fa uns mesos que vaig parlar de com saber dir “NO” en un article que podeu recuperar si cliqueu en aquestes paraules.

Recuperem aquesta metàfora de la goma de pollastre a la secció psicologia inversa de radio 4. Voleu ser més gomes de pollastre? Escolteu l’audio clicant aquí!

Programa 4 “sense vacances”: ANSIETAT, LA TERRIBLE DAMA DE COMPANYIA

L’ansietat és una de les lacres que la nostra societat pateix. En aquest programa parlem de com sorgeix, que ens passa quan la tenim i el més important; com ens en podem desfer! Això sí, sempre amb humor i donant-li una volta a tot.

Pots escoltar el programa si cliques sobre aquestes paraules.

Programa 3 “sense vacances”: PARELLES. SEXE I COFINAMENT

En aquest tercer programa de “sense vacances” parlarem de com ha afectat el confinament a les relacions de parella. S’ha practicat més o menys sexe? I la gent soltera? Com s’ho ha fet per canalitzar la seva lívido? Realment hi haurà un baby boom? Hi ha hagut més separacions després de la pandemia o tot això és mitologia urbana? Solucionem aquestes questions i més en el programa.

El pots escoltar clicant sobre les aquestes linees.

Programa 2 “sense vacances”: RELACIONS SOCIALS EN TEMPS DE PANDÈMIA

Al programa d’avui hem parlat de com ha afectat el confinament a les relacions socials. Com n’és d’important el vincle entre les persones (apego) i com s’ha vist afectat per les restriccions que les mesures de seguretat ens proposen. Alhora també hem explicat quin és el paper de la ciutadania en tot això i què significa escollir en un problema com aquest segons la prevenció de riscos.

Podeu escoltar l’àudio clicant sobre aquestes paraules.

Programa 1 “sense vacances”: QUÈ N’HEM APRÈS DEL CONFINAMENT?

Avui s’ha estrenat, al programa d’estiu de radio 4 “Sense Vacanes”, amb David Gallach, la secció en que col·laboro; psicologia inversa.  PODEU ESCOLTAR-LO CLICANT SOBRE AQUESTES LLETRES. Hem parlat d’un tema de gran actualitat però des d’una perspectiva que es toca poc: que n’hem tret de positiu del confinament?

Sens dubte, la pandèmia ha està sent molt dura per gran part de la població, però això no exclou que, alhora, també en puguem trobar parts positives i que en n’emportem aprenentatges importants. Al cap i a la fi, el confinament ens ha posat un gran mirall davant a tots nosaltres i no hem tingut més alternativa que mirar-nos. De ben segur que, per poc que haguem aprofundit en aquest exercici, n’hem aprés coses noves de nosaltres. Hi ha persones que hi ha trobat una excusa per aprendre a desaccelerar la seva quotidianitat i comprendre com es viu d’una forma més pausada i tranquil·la. N’hi ha que han trobat una formula per poder passar més temps amb els seus fills i filles (tot i les dificultats de conciliació) i que això els agrada i els és beneficiós. Molts solters i solteres han comprés el valor de no tenir una parella tòxica, i moltes parelles tòxiques han agafat consciència de ser-ho i han decidit prendre-hi cartes.

Podríem posar mil exemples, tants com persones s’han confinat. I això està relacionat amb un concepte de gran importància; la RESILIENCIA. Consisteix en aquella habilitat que ens dona força i ens permet superar adversitats que es generen a la nostra vida. Bé, el confinament ha estat una gran escola de resiliència per a molta gent.

Cal partir, però, tal i com hem dit al principi, de que cada persona viu les dificultats de forma diferent, i cal respectar això. Tal i com vaig dir EN UN ARTÍCLE ANTERIOR, els problemes són com les aficions; cadascú té les seves i no es poden comparar.

La teoría sueca del amor (o la gran paradoja de la felicidad)

Estos días me ha impactado mucho un hecho que nos puede parecer paradójico pero que seguro que no os dejará indiferentes. El documental La teoría sueca del amor, nos revela un nuevo fenómeno social que surge en Suecia.

En él se narra como surge un inconveniente inesperado de la sociedad del bienestar que capitanea el país nórdico. Según su director, Erik Gandini, el estado ha procurado con mucho esfuerzo que ninguna persona dependiera de otra, invirtiendo en guarderías, asilos para ancianos, etc. Intentando, de este modo, potenciar la libertad individual. El objetivo era conseguir lo que en un principio definiríamos como el estado del bienestar.

El efecto que han encontrado ha sido sorprendente; una gran plaga de soledad. Al no necesitar los unos a los otros a través de esta idea de la autosuficiencia, los suecos se han ido aislando de familia y amigos.

Sentirse sol@ nos conduce a un estado de tristeza e incluso depresión. Pero incluso podríamos decir más; altera el sueño, el sistema inmunológico, aumenta el riesgo de infarto … de hecho es equivalente a fumar 15 cigarrillos diarios.

Parece evidente que hay que crear un equilibrio entre libertades individuales y vínculos relacionales para conseguir la felicidad.

Egoísmo VS respetarse: el combate definitivo

En el artículo anterior (puedes leerlo aquí) hablábamos de como decir “NO” a veces nos hace sentir culpables o nos hace creer egoístas. Quizás es una de las barreras que más nos afecta a la hora de poner límites a la gente; juzgarnos egoístas o que nos señales así.

Pero ¿qué es en realidad ser egoísta? Porque no podemos perder de vista una gran paradoja: cada vez que tachamos a una persona de serlo con nosotr@s, lo hacemos porque se ha comportado de una forma que no nos beneficia y por lo tanto eso nos convierte en egoístas.

Es más; si hacemos acciones altruistas también es por egoísmo. O bien lo hacemos porque nos hace sentir bien, o bien por tener una buen a imagen hacia los demás. Y ambas cosas son en beneficio propio.

Pero más allá de intentar esclarecer un concepto; ¿debemos ser egoístas?

Todas las personas en este planeta tienen sus necesidades y sus deseos. Y tienen derecho a luchar para satisfacerlos. Es más, nuestro estado emocional, en parte, depende de ello. Si esperamos que los demás trabajen para que nosotr@s alcancemos nuestras metas, lo que vamos a hacer es desarrollar una gran dependencia de los demás (solo puedo ser feliz si estoy al lado de esta pareja, si mis amistades me llaman, sí esta persona accede a…). Esto que parece tan claro, tiene como resultado una afirmación contrapuesta: somos nostro@s mism@s quienes debemos intentar satisfacer nuestras necesidades y anhelos.

¿Eso nos convierte en egoístas? No. Y para que no sea así debemos entender, de forma muy sabia, cual es la línea que separa las dos realidades: el respetarse y el egoísmo. Para ello es preciso escucharnos muy atentamente y comprender cuales son nuestras necesidades e intentar satisfacerlas por nosotr@s mism@s, sin depender de nadie más. Si sabemos amarnos, si sabemos divertirnos, si sabemos sentirnos acompañad@s, si sabemos salir adelante… Eso no implica que nunca necesitemos ayuda o que otras personas nos echen una mano; significa que primero cubrimos nuestras necesidades, si no lo logramos pedimos ayuda, y si lo logramos, ayudamos a los demás.

Hay un ejemplo que lo ilustra perfectamente: seguro que os habéis fijado en los carteles de seguridad de un avión. Si hay algún problema y debemos ponernos las máscaras para respirar, es preciso ponernos nosotros la máscara primero y luego ayudar a los demás, incluso si a quien tenemos que ayudar es nuestr@ hij@. Porque es imposible prestar ayuda si nosotros no estamos bien primero.

Preguntaros una cosa: ¿cómo sabéis que estáis respetando a una persona? Todas esas acciones que lleváis a cabo hacia los demás, ¿lo hacéis previamente hacia vosotr@s? Los mártires nunca son felices ni acaban bien su vida; ser feliz implica mirar primero dentro y luego fuera. Si miramos primero dentro y luego dentro seremos egoístas. Si miramos fuera y luego fuera seremos kamikazes emocionales. 

Saber decir NO; o como ser una goma de pollo

Una autoestima sólida no surge de la nada; se trabaja y se consigue con esfuerzo. Y normalmente requiere enfrentarse a fantasmas que nos dan mucho miedo, como poner límites a los demás.

En muchas ocasiones podemos sentirnos sobrepasad@s por situaciones sociales donde alguien abusa de nuestra confianza, de nuestro esfuerzo de nuestra generosidad. En el trabajo nos piden un sobreesfuerzo extra, nuestr@s hij@s se acomodan a que les hagamos aquello que deberían hacer ell@s, nuestras amistades esperan que siempre estemos disponibles…

Está claro que “el dar” a l@s demás, a primera vista, parece algo gratificante, apetecible. Entregarse a las otras personas nos hace sentir generos@s, buenas personas y nos refuerza nuestra autoestima.

No seré yo quien diga que eso es malo; el altruismo nos cohesiona como sociedad. Pero todo en esta vida tiene un equilibrio y pasarse de la raya en este ámbito puede tener el efecto precisamente contrario y mermar nuestra autoestima.

Me explico; una actitud sacrificante hacia los demás puede derivar en varios problemas:

1.       Podemos ser etiquetad@s de personas que siempre están disponibles, pero nunca piden ayuda para no molestar. Bajo esta etiqueta que nosotr@s hemos construido es difícil que la gente acuda si lo necesitamos porque no tendrá en cuenta esta posibilidad. Al final, esta realidad nos hace sentir muy sol@s.

2.       Es muy posible que, en nuestro mundo, esperemos que las demás personas se entreguen tal y como nosotr@s hacemos. Generamos unas expectativas hacia los demás inexactas; que hayamos decidido entregarnos no implica que el resto de sociedad sea así. Y este desengaño continuo nos frustra hasta cuotas desesperantes.

3.       Si decimos siempre SÍ a las demandas de los demás no escuchamos las nuestras propias, por lo que no damos valor a aquello que somos y aquello que necesitamos. Si siempre digo sí a ver la peli que quiere mi pareja, no estoy respetando que en ocasiones también yo merezca ver la que yo quiero. El ir diluyendo mis necesidades conlleva mostrar poco respeto hacia tu mism@: NO TE CONSIDERAS IMPORTANTE.

4.       Esta actitud consigue un efecto muy particular: Algunas personas de nuestro alrededor, está tan acostumbrada a que digamos siempre “sí”, que cuando eventualmente decimos “no” se sorprenden en sobremanera y se enfadan inexplicablemente.

Decir “no” es poner límites a los demás para respetarte. Pero ello requiere mucha fuerza de voluntad, porque está claro que un “no”, como hemos dicho, puede generar rechazo. ¿Estás preparad@ para aceptar que alguien te rechace, se moleste, se distancie por el mero hecho de proteger tu integridad personal y tu autoestima? Es más, ¿una persona que te rechaza por el mero hecho de proteger tu integridad y tu autoestima, tiene espacio en tu vida? ¿Es una persona que vale la pena tener a tu alrededor? Soy de la opinión de que más vale buenos amigos y pocos que muchos y malos; rodearse de intereses y superficialidad no nos va a hacer sentir menos sol@s, todo lo contrario.

Es muy posible que este decir “no” nos haga sentir más egoístas. Y será muy importante redefinir qué significa ser egoísta y que significa amarse y quererse bien a un@ mism@. Pero eso lo reservo para otro artículo (puedes leerlo aquí). En este, nos toca hablar de una gran habilidad que tenemos que aprender para saber decir NO en las ocasiones que sea necesario; aprender a sostener la tensión, tal y como lo hace una goma de pollo. ¿A qué me refiero? Cuando viene Marisa a pedirte que le hagas un cambio de turno, que ella tiene hora a la pelu, pero tú no puedes porque tenías ese espacio ocupado con X motivo, el poder decir “no puedo, lo lamento” sonreír educadamente y sostener la tensión de ese momento donde Marisa, confundida, igual insiste, igual se ofende, igual replica, igual permanece en silencio atónita, mirando… Tenemos que ser como una goma de pollo y sostener la tensión de aquel momento para no caer en el “bueno, vale, ya te lo cambio…” que nos libra de esa angustia pero nos merma nuestro autoestima.

O, cuando después de un largo día de duro trabajo, viene nuestr@ hij@ y nos pide que le preparemos el bocadillo para desayunar mañana porque no tiene tiempo de hacerlo; le esperan sus amig@s para salir hasta muy tarde… Ese momento de decir “lo lamento, pero no…”. Es en ese momento donde se genera una tensión que, como buenas gomas de pollo, tenemos que resistir sin ceder.

Incluso cuando una ami@ siempre te llama a altas horas de la noche, cuando tú ya estas canstad@ o es el momento con tu familia. Hay que ser una goma de pollo bien elástica para soportar la tensión de decir a tu amig@: “Me encanta que cuentes conmigo, pero no puedo hablar contigo ahora. Mañana o pasado te llamo”.

Quizás estos ejemplos son muy mundanos, pero podríamos hablar de derechos laborables y sostener la tensión con tu jef@, de relaciones tóxicas y ser gomas de pollo con nuestra pareja ante tu negativa, abusos de poder y saber decir un “no” en un establecimiento donde te están estafando… Ya sabéis, familia, toca respetarse y, por consiguiente; SER UN POCO MÁS GOMAS DE POLLO.