Egoísmo VS respetarse: el combate definitivo

En el artículo anterior (puedes leerlo aquí) hablábamos de como decir “NO” a veces nos hace sentir culpables o nos hace creer egoístas. Quizás es una de las barreras que más nos afecta a la hora de poner límites a la gente; juzgarnos egoístas o que nos señales así.

Pero ¿qué es en realidad ser egoísta? Porque no podemos perder de vista una gran paradoja: cada vez que tachamos a una persona de serlo con nosotr@s, lo hacemos porque se ha comportado de una forma que no nos beneficia y por lo tanto eso nos convierte en egoístas.

Es más; si hacemos acciones altruistas también es por egoísmo. O bien lo hacemos porque nos hace sentir bien, o bien por tener una buen a imagen hacia los demás. Y ambas cosas son en beneficio propio.

Pero más allá de intentar esclarecer un concepto; ¿debemos ser egoístas?

Todas las personas en este planeta tienen sus necesidades y sus deseos. Y tienen derecho a luchar para satisfacerlos. Es más, nuestro estado emocional, en parte, depende de ello. Si esperamos que los demás trabajen para que nosotr@s alcancemos nuestras metas, lo que vamos a hacer es desarrollar una gran dependencia de los demás (solo puedo ser feliz si estoy al lado de esta pareja, si mis amistades me llaman, sí esta persona accede a…). Esto que parece tan claro, tiene como resultado una afirmación contrapuesta: somos nostro@s mism@s quienes debemos intentar satisfacer nuestras necesidades y anhelos.

¿Eso nos convierte en egoístas? No. Y para que no sea así debemos entender, de forma muy sabia, cual es la línea que separa las dos realidades: el respetarse y el egoísmo. Para ello es preciso escucharnos muy atentamente y comprender cuales son nuestras necesidades e intentar satisfacerlas por nosotr@s mism@s, sin depender de nadie más. Si sabemos amarnos, si sabemos divertirnos, si sabemos sentirnos acompañad@s, si sabemos salir adelante… Eso no implica que nunca necesitemos ayuda o que otras personas nos echen una mano; significa que primero cubrimos nuestras necesidades, si no lo logramos pedimos ayuda, y si lo logramos, ayudamos a los demás.

Hay un ejemplo que lo ilustra perfectamente: seguro que os habéis fijado en los carteles de seguridad de un avión. Si hay algún problema y debemos ponernos las máscaras para respirar, es preciso ponernos nosotros la máscara primero y luego ayudar a los demás, incluso si a quien tenemos que ayudar es nuestr@ hij@. Porque es imposible prestar ayuda si nosotros no estamos bien primero.

Preguntaros una cosa: ¿cómo sabéis que estáis respetando a una persona? Todas esas acciones que lleváis a cabo hacia los demás, ¿lo hacéis previamente hacia vosotr@s? Los mártires nunca son felices ni acaban bien su vida; ser feliz implica mirar primero dentro y luego fuera. Si miramos primero dentro y luego dentro seremos egoístas. Si miramos fuera y luego fuera seremos kamikazes emocionales. 

One thought on “Egoísmo VS respetarse: el combate definitivo

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: